DÉBORA HALLAL: SOÑÓ CON SER REINA… Y LO LOGRÓ