El noir mexicano supo adecuarse a los tiempos que corrían, lo hizo de los años cuarenta a los sesenta con una visión nihilista y desesperanzadora. Y más tarde a través de una perspectiva violenta y sarcástica en la década de los setenta y ochenta. Aquellas zonas de penumbra del cine negro nacional representaban situaciones de represión social y sexual y una violencia y criminalidad en aumento como lo vemos hoy en día. Una reprimenda que estaba por estallar en la década de los sesenta y que el 68 destapó. No sólo abrió una maloliente cloaca de un crimen de Estado, sino de torturas, secuestros y desapariciones.

El cine negro más profundo, enigmático, poético, clásico y tradicional de años anteriores representado por obras como: Distinto amanecer, Cuatro contra el mundo, En la palma de tu mano o La noche avanza, entre otras, desaparecía.

Sin embargo, la oscura y sanguinolenta mancha de los sucesos de Tlatelolco en 1968 desplegaría otros caminos y otra respuesta. Más allá de algunas obras que previeron o corrían en paralelo a aquellos sucesos, brotaría entre la bruma y las sombras un nuevo cine negro más amargo, violento, cínico, brutal, nihilista, sin esperanza y en ocasiones autoparódico. Un neo noir que cobraría enorme fuerza en los años setenta, principalmente, recuperando un cierto tono febril y nostálgico en los ochenta y noventa, para abrir más tarde nuevas válvulas de claustrofobia, barroquismo visual y contemplación de un México sin salida en la cinematografía de este nuevo milenio.

Así, el cine policiaco abrazó otros caminos no menos interesantes con atmósferas sórdidas y sin redención como ocurre en la cinta En busca de la muerte (1960), de Zacarías Gómez Urquiza, escrita por Alberto Ramírez de Aguilar y Carlos Ravelo, periodistas especializados en nota roja, con David Silva como personaje violento sospechoso de un asesinato. Más interesante aún, resulta La noche del jueves (1960), con el propio Silva al lado de un joven Alejandro Parodi, y de Aurora Molina, Enrique Lucero y Sergio Jurado, centrado en un asalto bancario, escrita también por aquellos.

Después, la década de los setenta traería una serie de tramas donde la moral dejaba de tener significado y el crimen y el poder se identificaban con una urbe violenta y enrarecida. Aquí, el antihéroe se preocupa más por librarse de la confusión que por la venganza al tiempo que se ve absorbido y presionado por una sociedad hostil y corrupta, como sucede en Cadena perpetua (1978), de Arturo Ripstein, inspirada en la novela de Luis Spota; en ella, Pedro Armendáriz hijo es El Tarzán, explotador de mujeres acosado por el sistema, en un relato sobre la violencia urbana y la descomposición de las instituciones.

Previous post PATAS DE ELEFANTE, UN BÁSICO DE LOS HOGARES PARA ARMONIZAR TU AMBIENTE
Next post LLEGA LA 71ª MUESTRA INTERNACINAL DE CINE DE LA CINETECA NACIONAL

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.